Córdoba y los salesianos
Inicio >> Somos >> Don Bosco y los Salesianos >> Córdoba y los salesianos
Visitas 2669
Presentes desde 1901

Al glosar la obra desarrollada por los hijos de D. Bosco, Don José María Ríos escribió en el "Diario Córdoba" (1922): "La historia de Córdoba en el siglo XX, comienza con la llegada de los Salesianos al barrio de San Lorenzo".

En efecto, en 1901 surgió la Fundación Salesiana de Córdoba en la popular barriada de San Lorenzo y en la demarcación parroquial del mismo nombre. Fueron promotores de la Fundación D. Mariano Amaya, Párroco de San Lorenzo, y D. Francisco Romero, celosísimo sacerdote que hizo posible la compra de la teneduría y huerta de la calle Mayor de San Lorenzo, n.º 168, para sede de la obra salesiana. Los Salesianos llevaban ya en Andalucía veinte años enviados por el mismo fundador San Juan Bosco. Cupo a Utrera la suerte de ser la primera fundación salesiana en nuestra patria.

Desde entonces, los Salesianos han ido a más entre nosotros. No sólo porque cuentan con la ayuda divina y la mediación perenne de la Virgen Auxiliadora -"Ella lo ha hecho todo"- sino también por la fidelidad al carisma de D. Bosco. Los Salesianos, educadores natos, acogen con afecto a todo el mundo, particularmente a los jóvenes.

Pensamos que los hijos de D. Bosco constituyen un aporte sustantivo y entrañable en el desenvolvimiento y evolución de la moderna Córdoba. Ellos son un valioso patrimonio cordobés, una riqueza cultural que no cesa de fluir cada vez con mayor pujanza desde la Congregación y las diversas ramas de la familia salesiana: Rampa de lanzamiento para la promoción del barrio de San Lorenzo y de otros amplios sectores de la ciudad. Hoy como ayer. Y en esta Obra están implicados cordobeses de todos los estamentos sociales.

 
Política de Privacidad